Un huracán democrático

NUEVA YORK – Nada nos hace concentrarnos mentalmente como una crisis en toda regla. Como millones de personas más en la ciudad de Nueva York, oí al huracán Sandy sacudir mis ventanas y mis puertas. Tuve más suerte que muchos. Lo único que hizo fue sacudirlas.

Durante muchos años, los expertos han estado advirtiendo que esa clase de tormentas arrollarían las anticuadas infraestructuras urbanas de la ciudad. Agua salada entró a raudales en las estaciones de metro abiertas. Los daños en el sistema de suministro de electricidad redujo una tercera parte de Manhattan a un estado de obscuridad premoderno y eso fue sólo en Nueva York. En ciertas zonas de Nueva Jersey, muchas personas afortunadas por tener aún una casa están incomunicadas por ríos de aguas residuales que llegaban hasta sus puertas.

Nadie puede decir con seguridad si esa tormenta concreta fue causada por el calentamiento planetario, pero casi todos los expertos convienen en que los efectos de la fusión del hielo polar y el aumento del nivel del mar empeorará las tormentas futuras y, sin embargo, ninguno de los dos candidatos de la campaña presidencial de los Estados Unidos se molestó en mencionar las consecuencias potencialmente catastróficas del cambio climático.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/fsXRAA6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.