Democracia, responsabilidad y honor

Casi no hay día en que no sepamos de algún ministro de gobierno que renuncia a su cargo en algún lugar. En cierto sentido, eso no es sorprendente. Después de todo, sólo en la Unión Europea los veinticinco estados miembros dan empleo a cientos de ministros en su conjunto - e incluso más si se consideran los subsecretarios. Pero, ¿por qué renuncian los ministros? Y lo que es más interesante: ¿por qué algunos no renuncian cuando parece haber razones de peso para que lo hagan?

Ante la falta de investigaciones empíricas, debemos hacer generalizaciones basadas en conjeturas. Los ministros a menudo renuncian porque se ven involucrados en escándalos, frecuentemente relacionados, en tiempos recientes, con el financiamiento de partidos políticos. En Italia podemos encontrar varios fantasmas de tales delitos.

En ocasiones, los ministros renuncian por lo que ellos llaman "razones personales". Tales razones pueden ocultar factores más apremiantes, como sugiere la reciente dimisión del director de la CIA, George Tenet. Pero Tony Blair perdió a uno de sus mejores y más leales amigos en el gabinete, Alan Milburn, porque éste verdaderamente quería pasar más tiempo con su familia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/oz5f4s9/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.