15

Ocupar el centro

SANTIAGO – A la prensa internacional le ha resultado difícil etiquetar las posturas políticas de Emanuel Macron, el ganador de la primera ronda en las elecciones presidenciales de Francia. Algunos lo han llamado liberal y otros moderado, pero la mayoría finalmente se decidió por de centro.

Esta opción es comprensible, pero no deja de tener sus problemas. Sugiere un mero punto medio, como si las ideas de centro fueran solo una combinación de la derecha y de la izquierda. En realidad, los movimientos políticos de centro que han tenido éxito forman parte de lo que el sociólogo Anthony Giddens llama el centroradical: tienen una ideología clara e ideas propias.

Macron y otros liberales, como el primer ministro canadiense Justin Trudeau, o el nuevo partido Ciudadanos en España, se encuentran todavía en el proceso de definir lo que defienden. He aquí mi opinión de lo que una agenda política de centro, liberal y moderna, debería incluir.

Comencemos con algo de filosofía política. A la derecha le gusta afirmar que defiende la libertad. Pero su idea de libertad corresponde a lo que Isaiah Berlin ha llamado libertad negativa: estar libre de coerción por parte del gobierno, de regulaciones excesivas o de tributación punitiva. Sin embargo, puesto que un niño que creció en la pobreza, asistió a escuelas mediocres y fue objeto de discriminación, carece de lo que Berlin llama libertad positiva para convertirse en astrofísico o en magnate de Wall Street, los centristas creen que para que los ciudadanos sean verdaderamente libres, las políticas gubernamentales deberían asegurar oportunidades básicas para todos.