frydman20_Glen StubbeStar Tribune via Getty Images_mikepencecoronavirus3M Glen Stubbe/Star Tribune via Getty Images

Cómo reajustar la respuesta de Estados Unidos a la pandemia

NUEVA YORK – Es fácil encontrar fallas en la respuesta de Estados Unidos al COVID-19 o, para ser más precisos, en la falta lamentable de una respuesta. Negación, demoras, rencillas políticas internas y fallas sistémicas han resultado en más de 100.000 muertes en el país y han profundizado la crisis social y económica. Más de 40 millones de trabajadores –uno de cada cuatro- han solicitado beneficios de desempleo desde marzo. Ahora, a los norteamericanos les dicen que el país, aunque no está preparado, debería apresurarse a regresar a la “normalidad”.

Lo que ha fallado en la respuesta de Estados Unidos trasciende la política híper-partidaria de hoy. Las raíces de este desastre norteamericano son profundas.

Sin duda, gran parte de la culpa es merecidamente partidaria. Sólo los demócratas intentaron –ante la oposición republicana- remendar la red de seguridad raída de Estados Unidos a través de un apoyo directo a los desempleados, los pobres, los enfermos y los vulnerables. Pero los demócratas no hicieron lo suficiente para exigirle al gobierno de Estados Unidos que le ordenara al sector privado producir los bienes y servicios que se necesitan socialmente pero que el mercado por su cuenta no puede ofrecer y no ofrecerá. Y que le pagara por ello.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/cMOVvmZes