Muerte en Lhasa

PRAGA – El 8 de abril, dos tibetanos, Lobsang Gyaltsen y Loyak, fueron sentenciados a muerte por la Corte Intermedia Municipal del Pueblo en Lhasa. Ambos hombres fueron condenados por cometer incendios premeditados con víctimas fatales contra empresas de propiedad china. Otros dos activistas tibetanos, Tenzin Phuntsok y Kangtsuk, recibieron una sentencia de muerte en suspenso, y un tercero, Dawa Sangpo, fue sentenciado por la misma corte a prisión perpetua.

Estos últimos veredictos son las primeras sentencias de muerte emitidas por tribunales chinos contra quienes participaron en las protestas que arrasaron Lhasa y otras ciudades tibetanas en la primavera de 2008. Dado que estos juicios tuvieron lugar en total aislación del resto del mundo, sin observadores imparciales o periodistas extranjeros presentes, ha de dudarse fuertemente de que los acusados hayan recibido algo remotamente parecido a un juicio justo de acuerdo con los estándares judiciales internacionales.

Por lo tanto, apelamos a las autoridades de la República Popular China a que rescindan la decisión de ejecutar a estos manifestantes, y les ofrezcan la oportunidad de volver a ser juzgados en un proceso judicial que sea más acorde a los estándares internacionales a los que China dice adherir. Y el primer estándar que debe cumplirse es que el juicio, ante todo, sea verificable y abierto a la observación internacional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/NE8Ua8J/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.