0

De Gaulle en las barricadas

LONDRES – Por coincidencia este año estará lleno de aniversarios relacionados con el gran líder de Francia después de Napoleón. Charles de Gaulle nació hace 120 años en Lille. Murió hace 40 años, en su casa en Colombey les-deux-Églises, de un ataque al corazón una tarde mientras jugaba solitario. Hace setenta años hizo su célebre llamado a la resistencia a través de la BBC después de volar a Londres desde Francia cuando el país cayó en junio de 1940.

Este año también es un aniversario menos notorio, un momento en el que De Gaulle mostró que su extraña combinación de determinación, aptitudes políticas y capacidad retórica podría ejercerse para hacer que la férrea oposición se rindiera. Fue un momento crucial en el establecimiento de la Quinta República, que continua hasta nuestros días.

La Guerra en Argelia tuvo una importancia crucial para que De Gaulle regresara al poder en mayo de 1958, a la edad de 67 años. Aunque sus memorias hacen una descripción de un líder que sabía lo que hacía, la investigación para mi nueva biografía muestran que su política hacia la crisis en el Mediterráneo combinaba esperanza y frustración. Tenía la esperanza de que Francia pudiera dominar militarmente al Frente de Liberación Nacional (FLN), y se vio frustrado por la situación política extremadamente enredada en el terreno y la dificultad de convencer a los colonos de que mantener el status quo era insostenible.

En 1958 se dirigió a una multitud que se componía principalmente de europeos pieds noirs “Je vous ai compris” (“Los entiendo”). Sin embargo, para 1960 la euforia había dado paso al rencor entre aquéllos que había usado para recuperar su cargo y que ahora lo veían como un traidor que tenía que ser neutralizado junto con el régimen que había creado.