Skip to main content

El embate de los necios

CONCORD, MASSACHUSETTS – Imagínese que un grupo de partidarios de una causa intentara avisar a la gente de lo que ellos perciben como un peligro, pero que ha sido refutado como tal por las evidencias científicas y, al propagar esos temores, generan conductas que ponen en riesgo al público en general, incluido usted. ¿Qué haría? ¿Qué debería hacer el gobierno?

El gobierno australiano ha dado respuesta a este asunto de modo radical: ha revocado la exención de impuestos a un grupo que busca evitar la vacunación humana, sobre la base de que la desinformación que propaga representa una amenaza para la salud pública, especialmente la infantil.

Además ha exigido al grupo que cambie de nombre, de “Red Australiana de Vacunación” a “Red Australiana de Escépticos de la Vacunación”, a fin de dejar en claro su perspectiva. “Nos vamos a seguir cerciorando de que se presenten como grupo anti-vacunación”, señaló el Ministro de Comercio Justo de Nueva Gales del Sur, Stuart Ayres. “Queremos estar seguros de que nunca más difundan información que se preste a confusión”.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/R7NWvg1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.