Qué ocurre cada vez que usted respira

BANGKOK – Aterradoras historias sobre la niebla migrante en Indonesia, el smog posterior al Diwali en el norte de India, y el regreso de las tormentas de smog, también llamadas “airpocalypse” en China relatan las más recientes calamidades relacionadas a la contaminación en el Asia. La contaminación atmosférica por partículas contaminantes, que es un hecho que no se confina solamente al Asia, causa la pérdida de más de 3,1 millones de vida en todo el mundo cada año; esta cifra quintuplica la de las  muertes por malaria y representa una tasa de mortalidad un poco menor al doble de la actual tasa de mortalidad por el SIDA.

Los contaminantes suspendidos en el aire, especialmente las partículas finas (menores a 2,5 micras, o aproximadamente del ancho de la hebra de una telaraña), entran profundamente en los pulmones y desde allí ingresan al torrente sanguíneo, causando enfermedades cardiopulmonares, cánceres y probablemente nacimientos prematuros. La interrogante es: ¿cuán importantes son estos riesgos para la salud?

Desafortunadamente, el debate sobre el tema es a menudo opaco. La mala calidad del aire es descrita con frecuencia como un determinado nivel en el “Índice AQI” (Índice de la Calidad del Aire), o como un determinado grado por encima de un estándar específico que fue dispuesto por la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, el público en general podría comprender mejor la situación si se la formularía en términos que se comparan fácilmente con peligros que le son más familiares.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/WvbCJd2/es;