Rescatando al general Petraeus

PRINCETON – En menos de una semana, Estados Unidos pasó del entusiasmo a la vergüenza, de una elección presidencial a un escándalo de sexo y política. Para muchos estadounidenses, la elección fue una demostración de las bondades del país, y lo que le siguió fue el proceso tristemente familiar de bajar a un héroe de su pedestal. Fuera de Estados Unidos, así como muchos celebraron y se tranquilizaron con la victoria de Barack Obama, muchos creen que la renuncia de David Petraeus al puesto de director de la CIA es para el país un perjuicio que podría evitarse.

Pero en realidad, tanto la elección como la renuncia de Petraeus son ejemplos de una misma gran idea: la de una nación que mantiene su palabra.

Para muchos estadounidenses, la elección fue un recordatorio de que Estados Unidos es un país que ha asumido un compromiso con el progreso, con ir en pos de una visión ideal, y que es capaz de cumplir esa promesa. Obama ganó con el apoyo de una coalición de minorías (la afroamericana, la latina, la asiática, la musulmana y la homosexual) y con el de una mayoría infrarrepresentada (las mujeres), personas todas estas que coinciden en percibir en el país desigualdades e injusticias pendientes que hay que solucionar. Pero la victoria es de todos los que creen que Estados Unidos realmente está entregado a la búsqueda de “igual justicia bajo la ley”, las palabras inscritas en el frontis de la sede de la Corte Suprema.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0MY2sAC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.