El sistema sí funciona

MEDFORD, MASSACHUSETTS – Ahora que va a empezar la más reciente cumbre de ministros de Finanzas del G-20 en Cairns, Australia, los agoreros de la catástrofe vociferan de nuevo. Sus ideas preconcebidas es que “el sistema” –estructuras de gobernanza global como la Organización Mundial de Comercio y el G-20 o los principales bancos centrales– tiene serias fallas y hay que corregirlas con urgencia. De hecho, el orden económico mundial ha funcionado extraordinariamente bien desde 2008.

Es cierto que el primer año de la gran recesión fue más grave que el primer año de la Gran Depresión. Sin embargo, pese a la sacudida inicial, el sistema respondió de forma sorprendentemente bien. Si se le compara con recesiones mundiales previas desencadenadas por una crisis financiera, la economía global tuvo una recuperación sólida. Los niveles de comercio y producción excedieron los anteriores a la crisis en gran parte de los países hace algunos años, y la pobreza mundial continúa disminuyendo rápidamente.

Un factor clave de esta recuperación es que, a diferencia de los años treinta, la economía global mantuvo su funcionamiento corriente: las barreras comerciales permanecieron bajas al igual que las restricciones a la inversión extranjera directa y los intercambios fronterizos siguieron expandiéndose mediante Internet.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Llms9Bc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.