4

Sanciones y solidaridad

BRUSELAS – La Unión Europea finalmente ha llegado a un acuerdo sobre sus “sanciones de tercer nivel”  contra Rusia por sus acciones en Ucrania. Como es habitual en la UE, se ha tenido que atravesar por un proceso largo y difícil para llegar a este punto.

Un problema clave a lo largo de todo este camino ha sido que, a pesar de que las sanciones tienen un propósito común, los costos de su implementación son sufragados por los Estados miembros de manera individual. Además, los costos son muy concretos y visibles, debido a que lo que aparentemente se encuentra en juego son los puestos de trabajo en empresas que dependen de sus exportaciones a Rusia. Por lo tanto, no causó sorpresa que muchos de los Estados miembros se preocuparan más por el costo potencial que las sanciones llegarían a tener sobre sus economías en comparación con su preocupación por el objetivo general de política exterior de enviar señales a Rusia sobre que su desprecio por el derecho y las normas internacionales conlleva consecuencias.

Es por eso que un fondo común para proporcionar indemnizaciones por los costos económicos que conllevan las sanciones debe ser una parte integral de la nueva postura de política exterior adoptada por la UE frente a Rusia. La creación de un fondo de este tipo proporcionaría un poderoso símbolo de solidaridad dentro de la UE, y al mismo tiempo se constituiría en una oportunidad ideal para reflexionar sobre la naturaleza de los costos de las sanciones.

Desde la perspectiva de un economista, un punto clave es que la pérdida de ventas de exportación no representa un costo propiamente dicho. Por ejemplo, si una empresa que produce un bien de consumo genérico, como por ejemplo alimentos, o incluso vehículos motorizados, vende menos en Rusia de lo que antes vendía, dicha reducción no se debe contabilizar necesariamente como una pérdida. Después de todo, si esos productos tienen un mercado a nivel mundial, una pérdida de ventas en un mercado puede ser compensada por mayores ventas en otro mercado.