Democracia dañada

Nueva York – Incluso antes de que el Líder Supremo, Ayatolá Alí Jamenei, decidiera echar por la borda la poca legitimidad que le quedaba a la "democracia administrada" de Irán, ya era de hecho un sistema bastante peculiar. Aunque los ciudadanos iraníes tenían derecho a elegir a su presidente, los candidatos debían ser autorizados por el Consejo de Guardianes, la mitad de cuyos miembros habían sido designados por un Líder Supremo a quien nadie había elegido.

Los únicos candidatos a los que se les permitía competir eran hombres con impecables antecedentes religiosos, leales a un régimen cuyas decisiones más importantes son tomadas por clérigos no electos. Mir-Hossein Musaví, escogido por el difunto Ayatolá Jomeini para ser primer ministro en 1981, era una figura con estas características.

Musaví se presentó como un reformista que prometía esforzarse por lograr una mayor libertad de prensa, más derechos para las mujeres y menos restricciones en la vida privada de los iraníes. También dio señales de una mayor flexibilidad en las negociaciones con Estados Unidos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/sk9DwVk/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.