0

El caos de las divisas

BRUSELAS – El Ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, describió adecuadamente  el momento monetario actual cuando habló de una inminente "guerra de divisas." Lo que parecía una disputa bilateral entre los Estados Unidos y China por el tipo de cambio del renminbi se ha convertido en una controversia general por los flujos de capital y las divisas.

Parece que hoy en día todos los países quieren devaluar su moneda. Japón ha reanudado la intervención en el mercado de divisas y la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco de Inglaterra están preparando otra compra a gran escala de bonos del gobierno –una medida llamada "facilitación cuantitativa", que disminuye las tasas de interés de largo plazo e indirectamente debilita la moneda.

China resiste tenazmente las presiones estadounidenses y europeas para acelerar la lenta apreciación del renminbi frente al dólar. Los países con mercados emergentes están recurriendo a una serie de técnicas para desalentar las entradas de capital o neutralizar sus efectos sobre el tipo de cambio.

Sólo la eurozona parece ir en contra de la tendencia, ya que el Banco Central Europeo ha permitido un aumento de la tasa de interés de corto plazo. Pero ni siquiera el BCE puede permanecer indiferente ante los riesgos de la apreciación, pues un euro fuerte podría complicar seriamente los ajustes económicos en países como España, Portugal, Grecia e Irlanda.