¿Por qué Cuba se ha dado la vuelta?

CIUDAD DE MÉXICO – La liberación por el gobierno de Cuba del preso/espía/rehén estadounidense Alan Gross, y la  de los tres espías/héroes/agentes encubiertos cubanos en Estados Unidos, junto con los anuncios respectivos de Raúl Castro y Barak Obama, y su conversación telefónica de ayer, marcan el momento más importante en la historia de las relaciones de  Estados Unidos y la isla desde 1977. Como se recordará, ese año Jimmy Carter y Fidel Castro llegaron a varios acuerdos entre ambos gobiernos que permitieron la apertura de dos oficinas de intereses en cada capital. La intervención del Vaticano, y de Canadá, uno de los gobiernos más anti-castristas del mundo democrático, fue decisiva y asegura el cumplimiento de todas las etapas del acuerdo. La valentía de Barack Obama y de Raúl Castro garantizan lo demás.

No es el fin del embargo; eso solo lo puede cambiar el Congreso norteamericano. No es una normalización plena: habrá embajadas pero no embajadores. Pero sí es un avance notable: podrán viajar mas fácilmente los norteamericanos sin ascendencia cubana a La Habana; se liberarán las transacciones bancarias entre ambos países; algunos temas comerciales se abrirán; y Cuba será retirada de la lista de países que apoyan al terrorismo por el Departamento de Estado.

A primera vista, esto sugiere un gran triunfo cubano, una reculada y rectificación norteamericana, tardía pero bienvenida. Parece una confirmación de las posturas más pro-cubanas y anti-yanquis en América Latina. A cambio Cuba entrega muy poco: Gross, liberar a 53 presos políticos, permitir la entrada de observadores de la Cruz Roja Internacional y relatores de Derechos Humanos de Naciones Unidas (lo que pedimos nosotros hace catorce años) y la ampliación del acceso a Internet en la isla. No es gran cosa, en vista de lo obtenido: el restablecimiento de relaciones diplomáticas al cabo de más de medio siglo de ostracismo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/DFxa9xl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.