russian economy Bloomberg/Getty Images

Las perspectivas sombrías de Rusia

MOSCÚ – Las perspectivas económicas de Rusia se ven cada vez más lúgubres. El año pasado, el derrumbe de los precios de la energía y las sanciones internacionales contribuyeron a una caída del 3,7% del PIB. Los salarios reales en el país se desmoronaron aproximadamente el 10%. Este año, se espera que esta tendencia negativa continúe. En 2016, está programado que el gasto público en educación y atención médica caiga el 18%.

Los intentos fortuitos del Kremlin de diversificar la economía rusa han fracasado en su gran mayoría. La productividad laboral se mantiene crónicamente baja y la inversión –extranjera y doméstica- se ha agotado. Desafortunadamente, es poco probable que se produzca un giro radical. En las condiciones actuales, es improbable que precios más altos de la energía o el levantamiento de las sanciones vayan a ser suficientes para revitalizar la economía moribunda del país.

En los últimos diez años, el régimen del presidente ruso, Vladimir Putin, ha degradado a las instituciones que son esenciales para el funcionamiento de una economía moderna. El sistema judicial, por ejemplo, está básicamente en ruinas. Y, por sobre todas las cosas, la titularidad y gobernancia de activos y recursos clave están, casi en su totalidad, en manos del estado. De hecho, en 2012, el FMI calculó que el sector público consolidado representaba casi el 70% del PIB de Rusia. Si bien no hay estimaciones detalladas comparables para años anteriores, a comienzos de los años 2000, este porcentaje rondaba el 30-40%.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/gDW0AZl/es;