Coaliciones que paralizan

La reelección de Tony Blair en Gran Bretaña el año pasado fue una victoria apabullante para el nuevo laborismo, y le dio a su partido una mayoría invunerable en la Cámara de los Comunes. Gerhard Schröder apenas alcanzó la mayoría en el Bundestag alemán gracias a la ayuda de sus no muy apreciados compañeros de coalición, los verdes, y a unos cuantos "escaños adicionales" que otorgan las reglas del sistema electoral.

¿Cuál de esas aseveraciones es cierta y cuál falsa? Curiosamente, ambas son tanto verdaderas como falsas. Un hecho sorprendente acerca del Partido Laborista del primer ministro Blair es que en 2001 obtuvo un 2% menos de los votos que consiguió en 1997, para terminar con un poco más del 40% de los votos totales. Los socialdemócratas de Schröder también perdieron 2% del voto popular en comparación con 1988 y tuvieron poco menos del 40% del total. Además, al ganar el 38.5% de una participación electoral del 80%, Schröder podría alegar que obtuvo el apoyo de la tercera parte del electorado, mientras que Blair fue electo apenas por la cuarta parte (40% de una participación del 60%).

La diferencia entre estos dos líderes de centro-izquierda no es su éxito electoral, sino el sistema bajo el que operan. El sistema electoral británico de mayoría simple le dio a Blair una posición sólida, mientras que el sistema alemán de voto proporcional modificado dio a Schröder y a sus aliados verdes una escasa (y tal vez tambaleante) mayoría.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/eowY6FO/es;