La tasa Libor desatascada

LONDRES – El escándalo de la tasa Libor del año pasado fue un shock para el cuerpo político en Londres. A pesar de todo lo que había pasado anteriormente, el público y sus representantes se sorprendieron al saber que los banqueros, con el fin de obtener beneficios personales, habían socavado sistemáticamente las bases de un punto de referencia en el mercado mundial – un punto de referencia que además de todo lo que representa incluye el nombre de Londres en su denominativo en inglés. El Ministro de Hacienda británico, George Osborne, se vio obligado a poner en marcha una investigación parlamentaria. El 19 de junio, después de un año de trabajo, la Comisión Parlamentaria sobre Estándares Bancarios finalmente presentó sus resultados, este hecho metafóricamente se puede describir indicando que dicha Comisión puso un gran huevo (a large egg).

Sin duda, los banqueros consideran estos resultados como lo que en Inglaterra nos gusta llamar un “huevo de cura” (se dice que cuando se preguntó a un joven clérigo, a quien su obispo le había servido un huevo podrido si el huevo era de su agrado, respondió que el huevo tenía “partes buenas”). Los banqueros se atragantarán con la recomendación de la Comisión sobre la creación de un nuevo delito penal que castiga la conducta imprudente que lleva a rescates de la banca con fondos de los contribuyentes, delito que se vería reforzado por un nuevo régimen sobre “personas sénior” que atribuiría todas las funciones bancarias a una persona específica, quien a su vez sería considerado personalmente responsable si las cosas van mal.

La Comisión sostiene que “los principales banqueros esquivaron la responsabilidad por fallas que ocurrieron mientras ellos estaban a cargo, alegando ignorancia o escondiéndose detrás de la toma de decisiones colectivas”. Los miembros de la Comisión procuran que esto nunca más se vuelva a repetir. Si los miembros se la Comisión consiguen lo que quieren, comportarse imprudentemente con los activos bancarios llevará a una pena de prisión, sin que exista una tarjeta al estilo del juego de mesa “Monopolio” que diga que estos banqueros pueden “salir libre de la cárcel”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/RRceBzf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.