Infant

¿El fin del alquiler de úteros en el extranjero?

LONDRES – El comercio mundial de niños nacidos por alquiler de úteros está siendo limitado lentamente. La India, Nepal, Tailandia y México han introducido medidas que limitarán o impedirán que los extranjeros contraten nativas como madres de alquiler. Parece que Camboya y Malasia harán lo mismo.

En una industria en la que la creencia popular hace mucho tiempo ha dejado de lado los intentos para «ir en contra del mercado», este resulta un sorprendente y bienvenido avance. Los defensores acríticos de la biotecnología tienden a celebrar que los avances tecnológicos hayan dejado atrás a la regulación gubernamental y sostienen que esto ha permitido que la ciencia avance libre de trabas. Pero la determinación de los países que históricamente han sido centros del alquiler de vientres para detener esta práctica resalta la candidez de esa postura.

No es coincidencia que los países que están tomando medidas enérgicas contra el alquiler de vientres transfronterizo sean aquellos en los que esta práctica se lleva a cabo. El argumento de que todas las partes —las madres de alquiler, los bebes y los padres que los encargan— se benefician gracias a la transacción no ha resistido un análisis riguroso.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/FK4LZfL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.