ratti11_ Romy Arroyo Fernandez_NurPhoto via Getty Images_man working computer Romy Arroyo Fernandez/NurPhoto via Getty Images

La reinvención de la oficina

BOSTON – El mes pasado, Jack Dorsey, Director Ejecutivo de Twitter, anunció que la compañía permitiría que sus empleados que están teletrabajando de acuerdo con los protocolos de distanciamiento social sigan haciéndolo definitivamente. Varias otras grandes empresas, como Facebook o la automotriz francesa PSA, han seguido esta tendencia con planes para mantener a muchos más empleados en sus hogares una vez que acabe la crisis del COVID-19. ¿Será la oficina otra de las víctimas de la pandemia?

En cierto sentido, la desaparición de la oficina ya lleva tiempo anunciándose. En la década de 1960 el futurólogo estadounidense Melvin Webber predijo que el mundo llegaría a una “edad post-ciudades”, en la que “sería posible vivir en la cima de una montaña y, al mismo tiempo, mantener un contacto íntimo, en tiempo real y realista con colaboradores de negocios u otros ámbitos”.

Durante el auge de las puntocom a fines de la década de 1990, el ascenso de las empresas basadas en Internet acercó el futuro como nunca antes. Como señalara la periodista británica Frances Cairncross en 1997, la Internet marcó la “muerte de la distancia”. Siguiendo esa lógica, cuando la distancia ya no importa, las oficinas –y, por extensión, las ciudades- se vuelven irrelevantes.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/ZnWGVCIes