gabriel8_JOHN THYSAFP via Getty Images_eucoronavirusflagmap John Thys/AFP via Getty Images

La amenaza letal del aislacionismo ante la COVID‑19

BERLÍN – Bajo el presidente Donald Trump, Estados Unidos no busca activamente la cooperación con otros países en el combate a la COVID‑19, lo que deja la lucha mundial contra el coronavirus fracturada. Mucho más que la disputa entre Estados Unidos y Europa por el papel de la OTAN, el silencio bilateral en torno a la pandemia muestra que mal puede hablarse hoy de una comunidad transatlántica.

Peor aún, Estados Unidos se ha dado a las teorías conspirativas. Así como China asegura que el coronavirus fue desarrollado en laboratorios militares estadounidenses y ayuda a obstaculizar el ascenso de China, la administración Trump atiza el resentimiento geopolítico llamando «virus chino» al patógeno causante de la COVID‑19.

Al mismo tiempo, China intenta dejar su huella en la crisis proveyendo ayuda a los países más afectados. No son Estados Unidos ni Europa los que hoy dan más apoyo a Italia, España o África, sino China, que les ha enviado personal y suministros médicos. Raras veces se ha podido ver tan claramente a China sustituir el liderazgo global de Occidente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/49LCu70es