laboure2_Feature ChinaBarcroft Media via Getty Images_wuhancoronavirusmoney Feature China/Barcroft Media via Getty Images

La COVID‑19 puede acelerar el abandono del efectivo

CAMBRIDGE – La posibilidad de que el intercambio de dinero en mano sea un medio de transmisión del coronavirus obliga a países de todo el mundo a reconsiderar el uso de efectivo. De hecho, puede ocurrir que la COVID‑19 termine siendo el catalizador que finalmente universalice los medios de pago digital. Previsiblemente, la industria de las billeteras electrónicas ya está pensando en las oportunidades creadas por la crisis.

Por su parte, el gobierno de China ha comenzado a desinfectar e incluso destruir billetes, para mitigar la difusión del virus, al menos en lo inmediato. El South China Morning Post de Hong Kong informa que una filial local del Banco Popular de China en la provincia de Guangdong estuvo destruyendo dinero sospechoso de haber circulado por ambientes de alto riesgo, como hospitales y mercados de alimentos. Y por temor a importar desde Asia dinero contaminado, la Reserva Federal de los Estados Unidos ha iniciado medidas de cuarentena para los dólares físicos procedentes de la región.

Estas acciones están probablemente justificadas, si se tiene en cuenta que el dinero en circulación puede (al igual que los mosquitos) ser un vehículo para la transmisión de patógenos. Por ejemplo, un estudio determinó que el virus de la gripe humana puede sobrevivir en los billetes manteniendo poder infeccioso durante 17 días. De modo que no sería absurdo suponer que el dinero físico también tuvo un papel en la difusión de la COVID‑19.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/s1zqCRTes