0

El recuento de los muertos en Iraq

En tiempos de guerra casi siempre es difícil obtener cifras precisas sobre el número de muertes de civiles. Con pocas excepciones, los demógrafos y los epidemiólogos no aplican sus conocimientos para hacer cálculos rigurosos y creíbles de la mortalidad y morbilidad entre los civiles. En ocasiones, la falta de libertad profesional impide que aquéllos que conocen mejor los datos –por ejemplo, los analistas cuyo modo de vida depende del o los gobiernos involucrados en el conflicto—utilicen sus conocimientos para fines que podrían ser perjudiciales políticamente.

Pero también hay otros retos. Aislar el impacto del conflicto del de otros factores (las sanciones económicas, por ejemplo) puede resultar imposible. Además, los datos de alta calidad sobre la población necesarios para realizar cálculos creíbles pueden no estar disponibles debido a su "naturaleza sensible" o porque nunca se han recabado (como a veces es el caso en los países en desarrollo), o porque los movimientos migratorios los hacen obsoletos. Como resultado, el nivel de incertidumbre de esos cálculos puede ser inaceptablemente alto, lo que hace que tengan muy poco valor real.

Consideremos los diferentes enfoques que se han utilizado para examinar la guerra de Iraq. El objetivo del Recuento de Muertos de Iraq es contar únicamente las muertes provocadas por la violencia durante la actual guerra mediante la creación de un conjunto de datos basados en los informes de los medios. Si no hay duplicaciones en las cuentas y si los incidentes que se incluyen en los datos son correctos, la suma representa un número mínimo, porque los informes de los medios pueden no ser exhaustivos.

Otro enfoque evalúa el cambio total en la mortalidad provocado por la guerra (incluyendo las muertes derivadas de sus efectos directos e indirectos) a través del cálculo del cambio en la tasa de mortalidad desde el período anterior a la guerra. Esto requiere datos sobre los cuales basar el aumento de la mortalidad, recabados usualmente mediante encuestas realizadas en los hogares de una muestra aleatoria de la población. Generalmente los encuestadores piden al jefe del hogar información sobre el número y las características demográficas de los miembros de ese hogar antes de la guerra y le preguntan si alguno de ellos ha muerto entre el período de preguerra y el momento de la encuesta, y la fecha de la muerte.