La ciudad humana

SINGAPUR – La enmarañada red de organizaciones internacionales que constituye la gobernación mundial ha llegado a ser tan remota e ineficaz, que ya pocos cuentan con ella para que dé resultados. Ahora, después de decenios de rivalidades territoriales y automarginación, las organizaciones internacionales deben unirse en torno a una prioridad mundial cada vez más apremiante: la urbanización sostenible.

El mundo está experimentando una ola irreversible y sin precedentes de urbanización, pues el porcentaje de la población mundial que viva en ciudades alcanzará el 60 por ciento en 2030, pero la rápida urbanización está haciendo subir el consumo industrial de combustibles fósiles y el consumo de agua de los hogares y aumentando la demanda de comestibles en zonas en las que las tierras arables son escasas. En una palabra, la trayectoria actual de la urbanización no es sostenible.

Pero las medidas existentes para modificar la situación siguen siendo atrozmente insuficientes. Si bien la Asamblea General de las Naciones Unidas ha encomendado el fomento de la urbanización sostenible a su organismo que se encarga de los asentamientos urbanos, ONU-HÁBITAT, éste carece de influencia para lograr que se incluya esa cuestión decisiva en el programa mundial.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/z0jUKTi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.