brics leaders Li Xueren/ZumaPress

Tomar en serio a los BRICS

PEKÍN – Este mes, mientras navegaba por el río Moscú en una fresca tarde, me encontré en medio de una intensa conversación con el director del Comité de Asuntos Externos de la Asamblea Popular Nacional de China (NPC). Mientras tanto, los parlamentarios sudafricanos y brasileños se balanceaban al ritmo de la música rusa, y un guía señalaba los puntos de interés. El primer foro parlamentario de los BRICS –Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica– llegó a un ameno final.

Antes del inicio del encuentro, muchos se preguntaban si era posible que los cinco parlamentos hallaran puntos de coincidencia. ¿Qué podría tener en común el quisquilloso y ruidoso Lok Sabha, con sus apasionados debates e interrupciones, con el decoroso NPC chino, una cámara de eco rigurosamente controlada de las decisiones del Partido Comunista? Para muchos, la participación en la nueva agrupación de los BRICS no brindaba una base lo suficientemente sólida para la cooperación.

Ese escepticismo se planteó en el propio grupo de los BRICS desde su creación y hubo quienes lo descartaron por ser la única organización internacional inventada por un banco de inversión. Específicamente, el término BRIC fue acuñado hace más de una década por Jim O’Neill, por entonces analista de Goldman Sachs, quien inicialmente no incluyó a Sudáfrica entre las principales economías emergentes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0LKv0dq/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.