Margaret Scott

Convictos de exportación

NUEVA DELHI – China ha dado con una novedosa estrategia para aliviar la presión de sus sobrepobladas prisiones: emplear a convictos como trabajadores en proyectos que lleva a cabo en países en desarrollo. Esta práctica ha expuesto otra faceta del triste historial de derechos humanos de China, que, cuando se trata de las operaciones en el exterior de sus compañías, incluye el fracaso del gobierno en la aplicación de sus propias regulaciones.

Cada año, China ejecuta casi tres veces la cantidad de gente que se ejecuta en el resto del mundo. Amnistía Internacional ha estimado que, en 2007, China ejecutó en secreto un promedio de "cerca de 22 prisioneros por día".

Además de ser el país donde más se ejecuta, China tiene una de las mayores poblaciones carcelarias. La "Lista de poblaciones penales del mundo" de 2009, compilada por el Centro Internacional de Estudios Carcelarios, cifró en 1,57 millones la cantidad total de reclusos en cárceles chinas, más que la población de Estonia, Guinea-Bissau, Mauricio, Suazilandia, Trinidad y Tobago, Fiyi o Qatar.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ETBPwwY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.