A Yemeni child suspected of being infected with cholera AFP/Getty Images

Una receta bangladesí contra el cólera

DHAKA – A estas alturas, el cólera debería ser historia. Hace mucho que las autoridades sanitarias saben cómo prevenir la enfermedad, los médicos saben cómo tratarla y los expertos en desarrollo comprenden que allí donde hay saneamiento y agua potable, los brotes rara vez se convierten en epidemias. Por desgracia, el mundo no es tan simple y ordenado, y la pesadilla del cólera persiste.

En muchas partes del mundo, el cólera ya fue domado. Las enfermedades transmitidas por el agua casi no existen en las economías avanzadas. E incluso en países y regiones con escasez de recursos, donde el cólera sigue siendo un problema, la terapia de rehidratación oral (TRO) ayudó a prevenir incontables muertes.

Sin embargo, en tiempos de crisis todavía se producen brotes de cólera, que matan a nuestros congéneres más vulnerables. Hoy, una de las peores epidemias está haciendo estragos en Yemen, donde el conflicto armado llevó al colapso de los sistemas de salud, saneamiento y provisión de agua, creando precisamente las condiciones más favorables para el cólera. Los primeros casos se informaron en octubre de 2016, y en menos de un año, la cantidad trepó a más de 600 000.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

Help make our reporting on global health and development issues stronger by answering a short survey.

Take Survey

http://prosyn.org/AMrwwH7/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.