0

El Cabildeo pro Derechos Antihumanos de la ONU

El 12 de septiembre próximo será reemplazada la Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Mary Robinson, por el brasileño Sergio Vieira de Mello, un diplomático con una larga trayectoria en la ONU. Esa transición será engañosa porque los gobiernos que dominan la Comisión para los Derechos Humanos de la ONU (CDH) se protegen cada vez más, a sí mismos y a sus aliados, ante cualquier escrutinio o criticismo.

Durante la última sesión anual de la CDH, realizada en Ginebra la primavera pasada, el organismo votó una y otra vez por ignorar las severas violaciones de los derechos humanos acontecidas en ciertos lugares como Rusia/Chechenia, Zimbabwe, Irán y la Guinea Ecuatorial. Al tratarse de otros países que violan esos derechos, como China, Algeria, Uzbekistán, Vietnam y Arabia Saudita, el CDH ni siquiera fue capaz de acumular suficiente voluntad como para incluir tales abusos en su agenda. También redujo los mecanismos de monitoreo de países específicos, comprometiendo una de las más útiles herramientas de derechos humanos, la de "nombrar y avergonzar".

Esto sucede, en parte, porque los países que tienen pésimos antecedentes de derechos humanos, tales como Algeria, Burundi, China, Cuba, la República Democrática del Congo, Indonesia, Kenia, Libia, Malasia, Arabia Saudita, Sudán, Siria y Vietnam, controlan un poderoso bloque al interior de la CDH. Estas naciones representan casi una mayoría del organismo de 53 miembros. En 2003 Zimbabwe se unirá a ellos y, a menos que los países africanos revoquen una decisión que tomaron con anterioridad, ¡Libia presidirá el organismo durante un año!

Esos países se toman todas las molestias necesarias para asegurarse un lugar en la comisión y después trabajan activamente para crear alianzas con los gobiernos más flexibles. En añadidura, han desarrollado una serie de estratagemas burocráticas para minar la comisión.