0

Cómo afrontar la crisis global del agua

CAMBRIDGE – A nivel mundial, la demanda de agua potable se duplica cada 20 años debido al crecimiento de la población y de la riqueza. Sin embargo, la contaminación, el cambio climático y las invasiones de agua salada están reduciendo las reservas de agua dulce a un ritmo similar. Así pues, ¿estamos ante una crisis de agua potable?

Afortunadamente, la situación parece ser menos alarmante. No se pretende negar con esto que las reservas de agua potable estén disminuyendo. Si no se hace algo al respecto, podrían ocurrir serios trastornos para la sociedad.

Muchas personas sostienen que el agua es distinta a otros recursos como el petróleo, porque no se puede sustituir en la mayoría de sus usos (particularmente la producción de alimentos).  Además, el agua es esencialmente un recurso fijo, aunque se renueva cada año.

Hay cantidades enormes de agua en el planeta, pero la mayoría es agua salada de los océanos y agua subterránea salobre. Hay grandes recursos de agua potable, pero la mayor parte se encuentra en las placas de hielo y los glaciares y sólo un porcentaje pequeño está disponible cuando y donde lo necesitamos.  Las reservas de agua también varían mucho de región en región y dentro de cada país, y hay inundaciones y sequías a intervalos irregulares.