James Comey Tom Williams/Getty Images

La enorme distancia entre Comey y el Watergate

PRINCETON – La decisión del presidente Donald J. Trump de despedir al director del FBI, James Comey, no tiene precedentes (como buena parte de lo que Trump ha hecho como presidente). A pesar de los parecidos con la infame “masacre de la noche del sábado” del presidente Richard M. Nixon, sucedida hace 44 años durante el escándalo del Watergate, las situaciones políticas son completamente diferentes.

El hecho al que alude la “masacre” ocurrió en octubre de 1973, cuando Nixon (esperando a que fuera fin de semana) ordenó el despido del recién designado fiscal especial Archibald Cox, que lo había intimado a entregar unas grabaciones tomadas en secreto en la Casa Blanca (que como pronto se vería, eran muy perjudiciales).

El desacato de Nixon fue directo, y el resultado, desastroso. El procurador general Elliot Richardson y su adjunto, William Ruckelshaus, se negaron a ejecutar la orden del presidente y renunciaron a modo de protesta. Un juez federal dictaminó que el despido de Cox era ilegal. Las encuestas de opinión mostraron, por primera vez, una mayoría de estadounidenses en favor del juicio político a Nixon.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/Kx1CozD/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.