Columbia War Raul Arboleda/Stringer

¿Guerra o paz en Colombia?

CIUDAD DE MÉXICO – El acuerdo de paz del gobierno colombiano con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) será firmado el 26 de septiembre y definido por el pueblo colombiano en un referendo el 2 de octubre.

El acuerdo pone fin a una guerra que ninguno de los bandos podía ganar y ayuda a garantizar un futuro para Colombia que habría sido imposible si el conflicto continuaba. La insurgencia de las FARC fue una causa permanente de incertidumbre económica e impidió que el gobierno construyera infraestructura extremadamente necesaria -especialmente para tecnologías de comunicaciones- en todo el territorio, vasto y difícil, del país. Una vez removido el obstáculo de las FARC, Colombia ahora puede avanzar hacia una estabilidad macroeconómica de largo plazo, un crecimiento más acelerado y una reducción más rápida de la pobreza y la desigualdad.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, estaba en lo cierto al presionar para sellar un acuerdo antes del fin de su segundo mandato en 2018; pero su visible ansiedad generó varias desventajas para su gobierno -que posiblemente terminen afectando el referendo-. Para empezar, las FARC pudieron prolongar las negociaciones. Esto les permitió ganar apoyo de terceros y restablecer su liderazgo, que había sufrido pérdidas importantes en los últimos años con las muertes de Tirofijo, el nom de guerre del fundador del grupo, Manuel Marulanda y Jorge Briceño Suárez, el icónico comandante militar conocido como Mono Jojoy.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/8U7Hinl/es;