Fomento de la corrupción

TIRANA – Muy a menudo durante la década pasada, los Estados Unidos, la Unión Europea y las Naciones Unidas han optado por desviar la mirada en las zonas con población albana de los Balcanes, intencionadamente dando carta blanca a los oficiales militares y los funcionarios políticos con la vana esperanza de ganar apoyo local para los esfuerzos internacionales de fortalecimiento de la “estabilidad regional.”

Esta política de la vista gorda ha producido muy poca estabilidad. Además, ha permitido a Kosovo, Albania y Macedonia permanecer en el inestable borde del abismo del “Estado fallido”. Estos países –sin mencionar sus vecinos balcánicos, Grecia incluida- necesitan ser europeizados.

Necesitan un Estado de derecho. Necesitan una buena gobernanza. Necesitan transparencia y rendición de cuentas. Necesitan alejarse de la retórica venenosa del nacionalismo étnico sustituida como patriotismo. Esta transformación cultural requerirá de unidad internacional para apoyar esfuerzos firmes con el objetivo de cortar de raíz la podredumbre y frenar la aplicación de políticas que resultan peligrosas tanto para sus países como para la región que diseñan personajes políticos locales con poca visión.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/r45q5oa/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.