fischer182_XinhuaHuang Jingwen via Getty Images_biden jinping Xinhua/Huang Jingwen via Getty Images

Lo último que necesita este siglo

BERLÍN – La cumbre del G7 de este mes pareció confirmar lo que por largo tiempo ha sido evidente: Estados Unidos y China están entrando a una guerra fría similar a la que hubo entre EE.UU. y la Unión Soviética en la segunda mitad del siglo veinte.

Occidente ya no ve a China solo como un competidor, sino como un contendor civilizatorio. Una vez más, el conflicto parece girar alrededor de dos “sistemas” mutuamente excluyentes. Entre una escalada en el choque de valores y una competencia de reclamos por el poder y el liderazgo globales, parece que una confrontación militar (o al menos una carrera armamentista) se ha convertido en una clara posibilidad.

Pero, vista más de cerca, la comparación con la Guerra Fría se presta a equívocos. La rivalidad sistémica entre EE.UU. y la URSS estuvo precedida por una de las guerras “en caliente” más brutales y catastróficas de la historia, y reflejó las líneas del frente de ese conflicto.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/sN48jYfes