La inmoralidad del carbón

SYDNEY – Parece que están confluyendo voluntades hacia el logro de un acuerdo global en la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, que se celebrará en París este mes de diciembre. Esta sensación de optimismo viene de la mano con una aguda conciencia de que se debe ir eliminando con la mayor rapidez posible el uso de combustibles fósiles a nivel mundial. De hecho, cada vez se acepta más la idea de que las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse a cero para el año 2050.

Los primeros en hacerlo ya están marcando el paso. Universidades, fondos de pensiones, iglesias, bancos, e incluso los herederos de la fortuna petrolera de Rockefeller están retirando su dinero de los activos de los combustibles fósiles o considerando la posibilidad de desinvertir, opción cada vez más atractiva por la fuerte baja de los precios de las energías renovables.

Sin embargo, estos avances contrastan con un sector que ha quedado claramente al margen: la industria carbonífera parece decidida a lucrar a expensas del medio ambiente planetario. Contra toda lógica, intenta alcanzar una estatura moral que le permita justificarse, afirmando que el carbón es esencial para acabar con la pobreza energética.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/vbfbn1G/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.