0

Cerrar el déficit del periodismo africano

En el último cuarto de siglo, el estado de tanto los gobiernos como los medios de comunicación en África ha mostrado avances estimulantes.África no sólo ha superado los peores legados del colonialismo, sino también ha trascendido las rígidas limitaciones de la Guerra Fría. Los viejos dogmas han dado paso a un nuevo pragmatismo, una nueva libertad para innovar, experimentar y encontrar respuestas africanas a los desafíos africanos.

En estos ańos, África ha aprendido mucho de democracia, tanto sobre su fragilidad como acerca de su potencial.Cada vez más se espera de los gobiernos que se sucedan pacíficamente, cooperen a nivel regional, atraigan a los más capaces y castiguen a los corruptos. Y el progreso va más allá de los gobiernos. Como concluyera la Comisión Económica para África en un reciente informe: “La sociedad civil y los medios de comunicación han aumentado su voz y poder en la última década de reformas democráticas”.

No obstante, en varias áreas hay un largo camino por recorrer, particularmente en los medios de comunicación.

El respeto a la libertad de prensa surge de un respeto hacia el pluralismo como piedra angular de la paz y el progreso.El pluralismo implica una apertura a escuchar muchas voces, estemos o no de acuerdo con ellas, y la voluntad de abrazar una rica diversidad de culturas.