24

Las diferencias de Clinton y Trump en economía

STANFORD – A poco más de dos meses de la elección presidencial estadounidense, Hillary Clinton aventaja a Donald Trump por cinco puntos en las encuestas de opinión, tanto en el nivel nacional como en varios estados importantes que pueden definir la contienda. Pero todavía no está todo dicho, especialmente dadas las grandes definiciones políticas y las nuevas designaciones en la campaña de Trump, por no hablar de los escándalos cibernéticos que siguen plagando la campaña de Clinton, entre ellos la reciente publicación de e-mails entre altos cargos de la Fundación Clinton y funcionarios del Departamento de Estado mientras estaba bajo el mando de Clinton.

Hasta ahora, los medios de prensa y la opinión pública se centraron en la inmigración, el terrorismo, la política exterior y los rasgos de personalidad potencialmente problemáticos de cada candidato; pero mucho menos se habló de la política económica. Es una omisión seria, porque las plataformas económicas de los candidatos exhiben importantes diferencias.

En primer lugar, hablemos del gasto público. Clinton está a favor de políticas de bienestar como la ampliación de prestaciones de la Seguridad Social (cuyas obligaciones futuras no financiadas ya superan la deuda nacional), la gratuidad de la universidad pública y el alivio de deudas por préstamos estudiantiles, así como de sumar un seguro de salud público a las alternativas previstas por la Ley de Atención Médica Accesible de 2010 (“Obamacare”). También dice que mantendrá y ampliará la costosa política industrial “verde” del presidente Barack Obama, que favorece ciertas fuentes de energía e incluso determinadas empresas en detrimento de otras.

En cambio, Trump dice que dejará la Seguridad Social como está, derogará y reemplazará el Obamacare, y aumentará la eficiencia y eficacia del gasto público (pero sobre esto no dio precisiones).