boccaletti9_BERND LAUTERAFP via Getty Images_german floods BERND LAUTER/AFP via Getty Images

La ruptura del dique político

LONDRES – Grandes franjas de Europa están inundadas, y el oeste de Estados Unidos está sumido en el calor, el fuego y la sequía. Los países ricos están viviendo en carne propia lo que muchos países en desarrollo siempre supieron: un clima cambiante puede tornarse rápidamente en inmanejable cuando falla nuestro control sobre el agua.

Tras las catástrofes ocurridas este verano, los líderes políticos, empezando por la canciller alemana Angela Merkel y hasta la gobernadora de Oregón Kate Brown, han hecho un llamamiento justificado a favor de acelerar la lucha mundial contra el cambio climático. Pero, si bien es necesario reducir con urgencia las emisiones de gases de efecto invernadero, eso no es suficiente. La pérdida de la seguridad hídrica de las comunidades ricas es una prueba que evidencia no sólo que el clima está cambiando, sino que también estamos frente a un fracaso político más extendido.

A principios del siglo XX, todos en el mundo estaban expuestos de forma rutinaria a condiciones climáticas difíciles. El oeste de Estados Unidos, por ejemplo, era en gran medida inhabitable para quienes estaban acostumbrados a climas templados. Los huertos de Imperial Valley de California aún no existían, sus ricos suelos se secaban hasta convertirse en una corteza imposible de cultivar. Las ciudades que ahora ocupan los desiertos de la región (San Diego, Los Ángeles, Las Vegas, Phoenix) eran puestos de avanzada sin agua que no podían sustentar nada que de lejos se asemeje a sus poblaciones modernas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/0kvCaoQes