Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

turner64_JOSH EDELSONAFP via Getty Images_firefightercalifornia Josh Edelson/AFP via Getty Images

Negociar mientras el mundo arde

LONDRES – La de 2010 puede ser recordada como la década en que perdimos la lucha contra el dañino cambio climático. En 2015, en la conferencia climática COP21 en París, 196 países acordaron limitar el calentamiento global a mucho menos de 2 °C por encima de los niveles preindustriales. Pero la emisión mundial de gases de efecto invernadero (GEI) no para de crecer, las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono están en los niveles más altos en 800 000 años, y con las políticas actuales podemos esperar un calentamiento de unos 3 °C en 2100. Además, las recientes negociaciones de la COP25 en Madrid fracasaron, por disputas entre los gobiernos por el valor y la asignación de “créditos de carbono” remanentes de un régimen de políticas previo que ya está desacreditado.

Pero al mismo tiempo, asombrosos avances tecnológicos del último decenio hacen posible reducir las emisiones de GEI a un costo mucho menor al que osábamos esperar hace diez años. Los costos de la energía solar y eólica se redujeron más de 80% y 70%, respectivamente, y los costos de las baterías de iones de litio cayeron de mil dólares por kilovatio‑hora en 2010 a 160 dólares por kWh en la actualidad. Estos y otros avances permitirán a sistemas energéticos con hasta un 85% de dependencia de fuentes renovables variables producir electricidad sin emisión de carbono a costos totalmente competitivos con los de sistemas basados en combustibles fósiles.

Además, ya es evidente que incluso los sectores de la economía donde la reducción de emisiones es más difícil, por ejemplo la industria pesada (incluida la producción de acero, cemento y sustancias químicas) y el transporte a larga distancia (en barco, avión y camión), se pueden descarbonizar a costos que aunque son significativos para una empresa por separado, apenas afectarán los niveles de vida de la gente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/nkWSF0Aes;

Edit Newsletter Preferences