latin america europe Wikimedia Commons

Una alianza verde con Europa

SANTIAGO/SAO PAULO – En el próximo mes de diciembre, los dirigentes mundiales se reunirán en París en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, de la que se espera que resulte un nuevo acuerdo para abordar el calentamiento planetario, pero en el período previo a la conferencia los jefes de Estado y los ministros se reunirán en otros diversos actos conexos. Después de haber asistido a incontables cumbres, podemos atestiguar que, si se preparan correctamente esas otras reuniones y los jefes de Estado tienen una participación importante en ellas, las perspectivas de éxito en París podrían mejorar.

Una de dichas reuniones en particular podría ser decisiva: la cumbre bianual entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebrará en Bruselas los días 10 y 11 de este mes de junio. Las gestiones hechas por Europa y los países de Latinoamérica y del Caribe han preparado el terreno para la mayor asociación birregional del mundo sobre el cambio planetario. Los dirigentes de las dos regiones han expresado su compromiso con miras a mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de dos grados centígrados y lograr en París resultados legalmente vinculantes.

Los Jefes de Estado de la UE y de la CELAC  pueden –y deben– forjar una estrecha alianza y capitalizar las condiciones políticas favorables para hacer avanzar un programa progresista sobre el clima, que encomiende a sus negociadores la misión de esforzarse por lograr un acuerdo justo, equitativo y ambicioso en el próximo mes de diciembre. Juntas, esas dos regiones representan casi la tercera parte de las 195 partes que han subscrito la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y representan el 20 por ciento, aproximadamente, de las emisiones de los gases que provocan el efecto de invernadero. En vista de los desorbitados costos económicos relacionados con los asuntos climáticos que afrontan Europa y América Latina, las dos partes se beneficiarán (y ahorrarán) mucho con un régimen mundial que reduzca en gran medida las emisiones y fortalezca la capacidad de resistencia a los riesgos climáticos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/DE4IHfv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.