El imperativo categórico del clima

CIUDAD DE EL CABO – Hoy en día, las personas se ven con demasiada frecuencia obligadas a elegir entre hacer lo moralmente correcto o hacer lo económicamente beneficioso. De hecho, a veces sus opciones parecen ser mutuamente excluyentes, con lo que la decisión de qué vía seguir resulta excesivamente ardua. Sin embargo, a veces la rectitud moral y el interés económico confluyen y representan una oportunidad que no se debe desaprovechar. Así es –desde la perspectiva del arzobispo y del ex ministro de Hacienda que esto subscriben– en el caso de la reacción mundial ante el cambio climático.

El imperativo moral es indiscutible, pues los efectos del cambio climático –incluidos fenómenos meteorológicos extremos, cambios de temperatura y aumento de los niveles del mar– afectan más profundamente a los pobres del mundo, que son también quienes se han beneficiado menos de las actividades económicas que lo causan. Además, el cambio climático podría acelerar la pobreza y la desigualdad en el futuro, con lo que, a no ser que lo abordemos con prontitud, reducirá –o incluso eliminará– las posibilidades de que las generaciones futuras logren sus objetivos de desarrollo. Hacer todo lo posible para reducir al mínimo el cambio climático hoy es, pura y simplemente, lo correcto.

Por fortuna, los beneficios económicos resultantes de la lucha contra el cambio climático resultan claros también. Al fin y al cabo, el cambio climático entraña importantes costos económicos: por ejemplo, los relacionados con fenómenos meteorológicos extremos y más frecuentes. Además, la creación de una economía “verde”, basada en la innovación tecnológica continua, es la forma más inteligente y eficiente de crear nuevos motores de crecimiento sostenible y creación de puestos de trabajo para la próxima generación.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/S8nqsRl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.