A child collects water from a water point in Juba ALBERT GONZALEZ FARRAN/AFP/Getty Images

El nexo entre la guerra y el clima

BOSTON – En muchos aspectos, Yemen y Sudán del Sur son mundos distintos. Pero pese a las inmensas diferencias de historia, tradición y cultura, los dos países comparten una triste característica: sus pueblos soportan a la vez dos de las crisis más destructivas creadas por el hombre (la guerra y el cambio climático).

Sudán del Sur lleva casi un decenio atrapado en la guerra. Sólo en los últimos cinco años, murieron decenas de miles de personas y casi un cuarto de la población resultó desplazada; muchos se vieron obligados a huir a países vecinos como Kenia, Uganda o Sudán.

Yemen, por su parte, se convirtió en un importante frente de la batalla por la influencia regional que están librando Arabia Saudita (que tiene vínculos con el gobierno de Yemen) e Irán (que apoya a la milicia rebelde hutí). En los últimos años, el país soportó bombardeos devastadores, lanzados sobre todo por Arabia Saudita, que mataron a incontables civiles, redujeron a escombros la infraestructura (rutas, escuelas, hospitales, complejos de vivienda, mercados) y dejaron a los pobladores sin acceso a servicios esenciales. Inutilizadas sus instalaciones hídricas y de saneamiento, Yemen enfrenta el peor brote de cólera de la historia moderna.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/sAOcAs4/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.