jma5_LAKRUWAN WANNIARACHCHIAFPGetty Images_sri lanka Lakruwan Wanniarachchi/AFP/Getty Images

Una Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda baja en carbono

PEKÍN – En la actualidad, los debates sobre la acción climática a menudo se centran en los emisores más grandes, tanto los actuales como aquellos del pasado. Sin embargo, si uno mira hacia el futuro, los mayores riesgos y oportunidades con respecto al clima se encuentran en los más de 60 países que se han suscrito a la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda (BRI).

La BRI, que China lanzó en el año 2013, se centra principalmente en movilizar capital para inversiones en infraestructura y mejora de conectividad entre las economías participantes, la mayoría de las cuales aún son economías en países en desarrollo cuyos ingresos son relativamente bajos. Pero, si bien se espera que la BRI impulse una fuerte aceleración en el crecimiento del PIB y el desarrollo a lo largo de dichas economías, la infraestructura y otras inversiones asociadas con la iniciativa también podrían tener profundas consecuencias ambientales y climáticas.

Tal como está la situación hoy en día, los países de la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, sin incluir entre ellos a China, dan cuenta de aproximadamente el 18% del PIB mundial y el 26% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. En las próximas dos décadas, no obstante, se espera que la tasa de crecimiento promedio del PIB en los países BRI sea el doble que aquella en los países OCDE, y las inversiones en los países BRI probablemente representen más de la mitad de la inversión total en todo el mundo. En el peor de los casos, los países BRI podrían dar cuenta de más de la mitad de las emisiones globales de CO2 hasta el año 2050.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/CWuG91Res