La depuración del crecimiento económico

El Primer Ministro británico Tony Blair ha prometido que la reunión del G-8, presidida por él, que se celebrará en Gleneagles (Escocia) los días 6 a 8 de junio se centrará en dos de los problemas mundiales más importantes y antiguos: la pobreza del tercer mundo y el calentamiento de la atmósfera mundial.

Durante mucho tiempo, pareció imposible compatibilizar la solución de esos dos problemas. Es comprensible que el mundo desarrollado no quiera sacrificar su crecimiento por un bien público mundial, sobre todo cuando los Estados Unidos, el país más rico del mundo, no parecen dispuestos a sacrificar ni siquiera un poco de su lujoso estilo de vida.

Un grupo de países en desarrollo, encabezado por Papua Nueva Guinea y Costa Rica, que constituye una nueva coalición en pro de la protección de las selvas tropicales, acaba de presentar una propuesta innovadora, en la que no sólo se compromete a respetar la limitación de las emisiones de gases que provocan el efecto de invernadero, sino que, además, muestra cómo se puede hacerlo de un modo que fomente su desarrollo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/a317xXB/es;