jilani1KEREM YUCELAFP via Getty Images_blm KEREM YUCEL/AFP via Getty Images

El poder de la sociedad civil en un mundo post-pandémico

LAHORE – El 25 de mayo de 2020, una joven de 17 años filmó un video perturbador, que luego se volvió viral, de un oficial de policía blanco en Minneapolis, Minnesota, arrodillado sobre el cuello de un hombre blanco, esposado y con la cara contra el pavimento, durante nueve minutos y 29 segundos. El hombre, George Floyd, murió ese día.

Para millones de personas en todo el mundo, la muerte de Floyd fue un llamado de atención respecto de la ubicuidad del racismo sistémico y de la violencia policial. El movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) capitalizaron esta creciente conciencia, organizando protestas en las calles de ciudades de todo Estados Unidos, que inspiraron manifestaciones desde Francia hasta Colombia y Sudáfrica. Y, en un testimonio del poder de la organización, las protestas tuvieron como efecto un cambio real.

El oficial de policía que mató a Floyd, Derek Chauvin, ahora ha sido condenado por asesinato y sentenciado a más de 22 años de prisión. Pero las protestas de BLM lograron algo con mayores consecuencias: la creación de una comisión internacional, de la cual formé parte, para examinar el racismo policial en Estados Unidos. Allí determinamos que el persistente racismo sistémico contra afronorteamericanos en Estados Unidos constituye un crimen contra la humanidad y merece una investigación del Tribunal Penal Internacional.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/Q6lXVBCes