8

Revigorizar la economía mundial

WASHINGTON D.C. – La economía mundial se mantuvo suspendida en 2013 entre los polos de la esperanza y la incertidumbre. Si bien la recuperación ganó impulso, especialmente en algunas economías avanzadas, la economía mundial aún no ha puesto todos sus motores en marcha y es muy probable que continúe así el año próximo.

El último pronóstico del Fondo Monetario Internacional estima el crecimiento del PBI mundial en el 3,6 % para 2014, una cifra decente, pero aún por debajo del crecimiento potencial de aproximadamente el 4 %. En otras palabras, el mundo aún podría generar una cantidad considerablemente mayor de puestos de trabajo sin alimentar presiones inflacionarias.

Esto significa que los miembros del FMI –se trate de economías avanzadas, mercados emergentes o economías en desarrollo– tienen más trabajo que hacer. Una recuperación sólida y duradera que impulse a todos los países y todas las personas requiere que los responsables de las políticas sigan adelante en todos los frentes: el fiscal, el estructural y el financiero. Al mismo tiempo, la comunidad internacional debe revigorizar sus esfuerzos para fortalecer la cooperación entre el G20, el FMI y otros actores. De hecho, son a través de una colaboración tal podremos superar el persistente impacto de la crisis global.

Ciertamente, hemos evitado el peor de los escenarios posibles (la Gran Depresión II) durante los últimos cinco años, gracias a los esfuerzos de los responsables de las políticas mundiales, en especial la determinación de los bancos centrales para mantener tasas de interés bajas y apoyar al sistema financiero, junto con estímulos fiscales en algunos países. Pero ha llegado el momento de un esfuerzo aún mayor, que aproveche el margen generado por las políticas monetarias no convencionales para implementar reformas estructurales que puedan poner en movimiento al crecimiento y crear puestos de trabajo.