5

China se apropia de territorio indio

NUEVA DELHI – Las tensiones en aumento con Japón, Vietnam y Filipinas en torno a las islas del mar de China Meridional y el mar de China Oriental  no han impedido que una China cada vez más enérgica inicie otro frente mediante una incursión militar en la disputada e imponente frontera himalaya. En la noche del 15 de abril, un pelotón del Ejército Popular de Liberación (PLA, por sus siglas en inglés) entró sigilosamente cerca de la triple frontera entre China, India y Pakistán, estableció un campamento 19 kilómetros dentro del territorio controlado por India, y  dejó al gobierno indio ante la potencial pérdida de un altiplano vital y estratégico de 750 kilómetros cuadrados.

Una India impactada, ya desestabilizada debido a la agobiante crisis política interna, ha tanteado dar una respuesta efectiva a la incursión de tierra por parte de China –el territorio más grande y estratégico que China ha tomado desde que empezó a ejercer una política más fuerte hacia sus vecinos. Si China intenta quedarse creando estructuras permanentes para sus tropas en las gélidas alturas del altiplano o si piensa retirarse después de haber obtenido de India concesiones militares humillantes es una pregunta abierta y, en cierto sentido, debatible.

El hecho es que su “crecimiento pacífico” se está convirtiendo en una conducta cada vez más brusca hacia sus vecinos, pues China ha ampliado sus “intereses primordiales” –que no son negociables– y sus demandas territoriales y muestra una mayor disposición a tomar riesgos para lograr sus objetivos. Por ejemplo, China no solo ha intensificado su desafío al control que durante décadas ha tenido Japón sobre las islas Senkaku (Diaoyu), sino que también desde el año pasado está encarando a Filipinas mediante un control efectivo del Arrecife de Scarborough.

Lo que hace de la incursión china en la región himalaya un símbolo poderoso de la nueva postura agresiva de China en Asia, es que sus tropas invasoras han instalado un campamento en un área que se extiende más allá de la “línea de control efectivo” (LAC, por sus siglas en inglés) que la propia China estableció unilateralmente cuando derrotó a India en 1962 en una guerra fronteriza que China inició. Mientras que la marina china y parte de su fuerza aérea se enfoca en respaldar los reclamos territoriales y marítimos revanchistas en el mar de China Meridional y el mar de China Oriental, su ejército ha estado activo en las fronterizas montañosas con India tratando de alterar la LAC poco a poco.