jin18_gopixaGettyImages_chinaflagsmallgraphs gopixa/GettyImages

El arte de la adopción de una actitud expectante

PEKÍN – Aquellos que en la actualidad esperan un posible acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, mejor esperan sentados. Al contrario de lo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parece pensar, los chinos no han agotado su ingenio y no accederán repentinamente a sus demandas.

Para que una negociación sea exitosa generalmente se requiere que cada lado comprenda la perspectiva del otro. Uno puede cuestionar la sensatez que muestra hasta el momento el enfoque de China con respecto a la disputa, pero si no se tiene una comprensión más profunda del pensamiento a corto y largo plazo de este país, se logrará poco progreso.

Los partidarios de Donald Trump insisten en que a él se lo debe tomar en serio, pero no sé tomar lo que Trump dice literalmente. Los líderes chinos parecen estar de acuerdo con lo antedicho. Han rechazado las demandas excesivas e irrazonables del gobierno de Trump, pero albergan pocas dudas sobre su intención: mantener a China ‘abajo’. Ese objetivo tiene poco que ver con preocupaciones comerciales específicas, e incluso puede derivar de hostilidades entre civilizaciones, que hasta puede que contengan tintes racistas. Consecuentemente, los chinos han tenido que ajustar sus cálculos estratégicos, tanto a corto como a largo plazo.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/JkHnYtJes