Peter Parks/Getty Images

La transición de China hacia el crecimiento liderado por las ciudades

SHANGHÁI – China ha logrado cuatro décadas de rápido crecimiento económico. Sin embargo, aún queda por aprovechar plenamente una fuente poderosa de crecimiento: la urbanización. Al presente, el potencial de las megaciudades, en su calidad de motores de dinamismo y prosperidad crecientes, conquista – al fin – la atención de alto nivel que se merece.

Durante el transcurso de la última década, China ha estado trabajando para pasar de un modelo de crecimiento liderado por la industria manufacturera, que es un modelo impulsado por la mano de obra barata, a un modelo innovador y de mayor valor agregado, que es uno sustentado por las fuertes ganancias de productividad. La urbanización será fundamental para facilitar este cambio, en especial debido a que permite que entren en funcionamiento las economías de escala.

Al presente, si bien China es el país más poblado del mundo y la segunda economía más grande del planeta, sólo la mitad de la población vive en zonas urbanizadas, y menos del 10% reside permanentemente en megaciudades. Además, la tasa de urbanización del país se mantiene muy por debajo del promedio mundial.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/GMCGL9M/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.