2

Por qué las ciudades chinas impulsarán el crecimiento global

SHANGHAI – Por quince años, China ha sido un motor clave del crecimiento global. Pero ahora que el auge chino basado en las inversiones quedó atrás, la continuidad del crecimiento económico (en China y todo el mundo) dependerá de los consumidores urbanos chinos. En 2030, los habitantes de las ciudades impulsarán el 91% del incremento global del consumo; hoy China está poniendo el acento tanto en la urbanización cuanto en volcar hacia el consumo su modelo de crecimiento.

Una nueva investigación del McKinsey Global Institute da motivos para confiar en que la estrategia de China funcionará. El MGI (del que la coautora de este artículo es socia) prevé un aumento continuo en la cantidad de consumidores urbanos y en su nivel de ingresos, y predice que 700 ciudades chinas generarán siete billones de dólares, o sea el 30%, del crecimiento del consumo urbano global de aquí a 2030.

Hoy, China tiene 521 millones de consumidores urbanos en edad de trabajar; en sólo quince años, serán 628 millones. Beijing, Guangzhou, Shanghai y Shenzhen añadirán cada una más de un millón de hogares con un ingreso anual superior a 70 000 dólares (la cantidad que hay hoy con ese nivel de ingresos en Hong Kong). El gasto per cápita saltará de 4800 dólares a 10 700 dólares en 2030; en ese momento, los consumidores chinos en edad de trabajar gastarán 12 centavos de cada dólar de consumo urbano en todo el mundo.

Los ingresos urbanos en China están llegando a un umbral a partir del cual el gasto en bienes y servicios se acelera rápidamente. El gasto anual de las familias en productos de cuidado personal y salidas a comer crecerá a más del doble, hasta 770 y 720 dólares, respectivamente. Los consumidores chinos también viajan más que antes; el Instituto de Investigación en Turismo Saliente de China predice que más de cien millones de chinos viajarán al extranjero en 2020.