Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

pei39_Feng Li_Getty Images Feng Li/Getty Images

Verano del descontento en China

CLAREMONT, CALIFORNIA – La política tiene la desagradable costumbre de sorprendernos; especialmente en un país como China, donde la transparencia escasea y abundan las intrigas. Hace cinco meses, el presidente Xi Jinping conmocionó a los chinos con la derogación del límite de mandatos presidenciales y sus señales de que tiene intención de convertirse en gobernante vitalicio. Pero la verdadera sorpresa vino después.

Al momento del anuncio de Xi, casi todos pensaban que su dominio del Estado unipartidista chino era prácticamente absoluto, de modo que su autoridad estaba a salvo de eventuales ataques. Pero ahora Xi enfrenta el peor verano desde su llegada al poder en noviembre de 2012, un verano que se ha caracterizado por una seguidilla de malas noticias que generaron en muchos chinos (y en particular, en las élites chinas) decepción, inquietud, enojo, impotencia e insatisfacción respecto del cada vez más poderoso líder.

El último episodio ocurrió el mes pasado cuando investigadores del gobierno descubrieron que una compañía farmacéutica había estado produciendo vacunas de mala calidad contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa, y falseado datos de su vacuna antirrábica. Cientos de miles de niños chinos en todo el país recibieron las vacunas defectuosas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/4CcNZUxes;
  1. solana114_FADEL SENNAAFP via Getty Images_libyaprotestflag Fadel Senna/AFP via Getty Images

    Relieving Libya’s Agony

    Javier Solana

    The credibility of all external actors in the Libyan conflict is now at stake. The main domestic players will lower their maximalist pretensions only when their foreign supporters do the same, ending hypocrisy once and for all and making a sincere effort to find room for consensus.

    2

Edit Newsletter Preferences