0

La revolución virtual de China

Después de ocho años de crecimiento fulminante, ahora hay en China casi tantos usuarios de la red Internet como miembros del Partido Comunista, es decir, 70 millones. La "minoría selecta de la información" de China, los profesionales en gran medida instruidos y urbanos que son quienes navegan en China por la red Internet, están pasando a ser una fuerza del mismo tamaño que la base del poder político gobernante. ¿Qué va a significar ese nuevo centro de poder para la transformación de la sociedad china?

Desde mediados del decenio de 1990, el Gobierno de China ha fomentado el crecimiento rápido de la red Internet por sus beneficios económicos, pero también ha estado desarrollando un complejo sistema tecnológico y político para controlar la información en línea. El gobierno emplea multitud de nuevas reglamentaciones legales, una fuerza de policía misteriosa en la red Internet y un potente sistema informático para filtrar la información. El control se basa también en la demografía relativa a los usuarios de la red Internet, la mayoría de los cuales pertenecen a la minoría económica selecta de China y son los que más se inclinan por adoptar dicha red como parte de un nuevo estilo de vida y de consumo que como un instrumento para la revolución política o social.

Lo sorprendente es que los mecanismos de control del gobierno han sido en gran medida eficaces, pero también están originando cambios sociales profundos que tienen su raíz en una conciencia en aumento de los derechos en la sociedad, fortalecida -y amplificada- no sólo por el crecimiento de la economía, sino también por la rápida difusión de la red Internet.

Después de dos decenios y medio de reforma económica orientada al mercado, los ciudadanos chinos saben cada vez mejor cómo proteger sus intereses económicos y sociales utilizando el lenguaje de los derechos. Al enfrentarse a los abusos del poder, los ciudadanos emplean cada vez más el término "weiquan" (la defensa de los derechos) para desafiar al sistema. Otro término nuevo, "zhi qing quan" (el derecho a saber) ha entrado en el discurso público.